jueves, 12 de junio de 2008

Árbol de la vida...

Árbol eres fiel reflejo de vida en este mundo, movilizando viejas estructuras, creadas por el hombre que en tu mismo mundo convive...

Se paciente, pronto ocuparás el espacio que tanto necesitas para desarrollarte, ser frondoso y feliz...

Aislado estás y muchas veces olvidado, pronto te vendran a abrazar niños con su pureza, te llenaran de vitalidad, energia y esperanza...también lo harán ancianos y te transmitirán su ardua experiencia y armonía...

Se paciente y todo llegará algún día en que reconozcan los humanos que sos fuente de vida y renovación constante...te darán las gracias por seguir estando... Se feliz...
...Leonardo Cataldo 2008.

5 comentarios:

Martín Papi dijo...

Siempre el pasado resiste ante las intrusiones del mundo actual, y nos da señales de presencia que resurje desde lo impensado. Muy buena asociación fotográfica-literaria.
Felicitaciones!

Anónimo dijo...

...Porque después de todo he comprendido que lo que el árbol tiene de florido, lo tiene de lo que vive sepultado...(Bernardez).
Estoy abatido! Nunca hay que decirlo, ni siquiera pensarlo, pues
lo creerías y sería desastroso. Los
grandes hombres se nutrieron de
pequeñas cosas y de una infinita:
la esperanza.
Gigio.

silvia dijo...

"Bajo la maravilla de hojas verdes,
no lloras lo que pierdes;
retoñas en tu antigua cicatriz.
Y flor se llama lo que fue quebranto,
comprendo cómo puedes vivir tanto,
ÁRBOL FELIZ !"
La vida recomienza cada día....y ningún obstáculo podrá oponérsele, sin ser finalmente vencido por ella.

Javier Maradei dijo...

muy bueno...me gusto esta mezcla de poesia y cruel realidad, ese arbol refleja en muchos casos la desdicha de los que se sienten prisioneros de un sin fin de significaciones sociales que operan como infalibles estructuras que con autovaloración y constancia todo ser humano puede modificar, siempre y cuando cuenten con firmes racices que pujen por un porvenir sin ataduras, y puedan así alivianar esas rasgaduras y grietas que exibe en su cuerpo al igual que este arbol plasma en su corteza, todas las experiencias vividas que han hecho de si, simplemente algo tan real como lo que es...

Luciano Javier Melchiori dijo...

Arbol, arbolito, qué niñez no ha quedado atada a algun árbol? Dónde estarán ya sus hojas, sus frutos? En el alma de cada uno, en esos recuerdos que son presente de cada vida, de cada alegría.
Impecable.
www.lucianomelchiori.blogspot.com